Distancia 3,3 kilómetros. Tiempo aproximado: 50 minutos. Es un paseo fácil, con la posibilidad de usar la bicicleta ya que todo el trayecto se hace por carretera.

Pasaremos entre campos de cultivo, árboles brotados de antiguas encinas y robles, algunos pinos, y respecto al resto de vegetación: romero, tomillo, aliagas y hierba.

Seguimos la Ruta 4, que nos lleva a La Pera. Cuando dejemos la cuesta de las Cinc Alzines, tomamos una desviación a la izquierda. Encontraremos algunas variantes pero hemos de seguir la más amplia y transitada.

Poco a poco, por la pendiente suave de la carretera, subiremos unos doscientos metros de desnivel desde la salida. Esto nos ayudará a ver mejor la sierra de Encija, Queralt, Camp de Parets, Sant Isidre, la Masia del Raurell, Els Plans, Xiulans, y al fondo las sierras de Viure y el Santuario de la Guàrdia. Más lejos Montserrat y hacia poniente el pueblo de Casserres y las montañas de Taravil y Capolat.

Cuando lleguemos a las ruinas de la casa de Ocata, de la que quedan algunas partes irregulares de las paredes de piedra y sin tejado, a la izquierda abajo veremos el Santuario de Santa Maria de Valldaura, muy utilizado para colonias. Si aún nos quedan ganas de caminar unos 25 minutos o de pedalear, seguimos la carretera en dirección al este, y al encontrar la carretera asfaltada, dirección norte, llegaremos al Santuario de Sant Maurici donde hay un restaurante.