Distancia 1,9 kilómetros. Tiempo aproximado: 30 minutos. Es una salida para hacer en familia, con la posibilidad de usar la bicicleta ya que el recorrido transcurre por la carretera que une las dos masias.

Según el historiador Josep Busquets el nombre de La Pera viene de piedra y se explica por la gran roca que hay en medio de las casa. Actualmente la roca está partida en trozos, según se cree debido al gran terremoto que sucedió el 22 de febrero de 1428 y que afectó todo el principado y gran parte de la Catalunya Nord.

Hay noticias de La Pera documentadas en diciembre de 905, con motivo del establecimiento del contorno o perímetro perteneciente a la Parroquia de Olvan, en la consagración de su iglesia. No se conoce qué tipo de edificio existía entonces en cuanto a su superficie y características, aunque en la casa actual hay una pequeña parte que parece muy antigua.

En La Pera podremos encontrar caballos, gallinas y conejos en un entorno abierto hacia el sur con vistas sobre los campos de cultivo, el bosque de encinas (alguna de las cuales nos muestra cómo superó el incendio del 4 de julio de 1994 que lo quemó casi todo), robles, olivos y alguna cervera. A lo lejos veremos la sierra de Montserrat, también el Montseny y más cerca el Santuario de la Guàrdia en las sierras de Viure. Hacia poniente, veremos el pueblo de Casserres y los montículos de Taravil y Capolat.

Para ir, salimos en dirección norte y seguimos la carretera. Pasaremos por el transformador y, entre los campos que hay a continuación, veremos el puntasco (se trata de dos puntales o ejes de hierro que formaban parte de los carros, puestos de lado a lado de la carretera y donde con la utilización de una gran cadena se cerraba el acceso a los carruajes y vehículos). Siguiendo el camino, poco más arriba de cuando la carretera gira a la derecha, veremos los restos quemados de las Cinc Alzines. A unos doscientos metros más, dejaremos una derivación a la izquierda y siguiendo la carretera principal, en unos diez minutos más llegaremos a la casa de La Pera y La Masoveria.