Distancia 3 kilómetros. Estamos al final de la Ruta 2 y continuamos. Tiempo aproximado: 50 minutos. Es un paseo con algo de dificultad en los últimos 150 metros antes del punto de destino. Si el día es claro vale la pena hacer el esfuerzo. Desde el pequeño llano de Sant Isidre puede contemplarse una de las perspectivas más completas para los 4 puntos cardinales y podemos quedar maravillados de los paisajes que veremos. Si llevamos algo de picar o un bocadillo podremos recuperar energías para la vuelta, mientras disfrutamos de las vistas o tomamos el sol.

Por la derecha de las ruinas de L'Ocata, tomamos un camino que pasando por rocas, entre matorrales y algún momento por el bosque, nos va haciendo subir, al lado del Santuario de Sant Maurici, hacia la casa de La Baumeta. La pasamos por el lado izquierdo justo rozando las paredes. Puede ser que salgan a recibirnos un par de perros que acostumbrados a la gente nos ladrarán y si seguimos sin hacerles caso, en seguida nos dejarán. Por encima de la casa encontramos la carretera asfaltada que llega a la cima y que en dirección nordeste sigue hacia La Quart y La Portella

En la cima situada entre los dos costados, cuando la carretera hace casi un giro de 360 grados, tomamos un camino en dirección al sol naciente que va subiendo y en unos 15 o 20 minutos llegamos al llano de destino.

Si no nos importa caminar una hora más, podemos seguir hasta el Santuario de La Quart, de da nombre al municipio, situado al norte de Sant Isidre y también a unas magníficas vistas.

Si cuando lleguemos a la carretera asfaltada, al comenzar la ascensión a La Quart, vamos hacia poniente, la misma carretera nos llevará hasta las ruinas del Monasterio de La Portella, del que se ha rehabilitado la torre ...